- La Administración Distrital reiteró que Bogotá es una ciudad de puertas abiertas para los venezolanos, pero no permitirá que incumplan las normas.

- Por los desmanes ocurridos en las últimas horas, en el campamento temporal ubicado en el hogar El Camino fueron judicializadas 4 personas.

- Las autoridades anunciaron la implementación de identificación biométrica en el campamento y el incremento de la vigilancia privada dentro del lugar. Además el CAI móvil permanecerá en el sitio.

La Administración del alcalde Enrique Peñalosa anunció una serie de medidas para el campamento temporal de venezolanos ubicado en el hogar El Camino, debido a los problemas presentados en las últimas horas:

“Hay un principio básico de convivencia para estos migrantes que están llegando a la ciudad y es ‘ayúdate que yo te ayudaré’. Aquellas personas que no cumplan con las normas de convivencia haremos los trámites correspondientes con Migración Colombia para que no sigan perturbando el orden en el campamento y la ciudad”, afirmó el secretario General de la Alcaldía de Bogotá, Raúl Buitrago.

Por los acontecimientos presentados donde se vieron afectadas cámaras de seguridad y baños portátiles, cuatro personas fueron judicializadas, entre ellas un menor de edad.

“Hemos estado monitoreando el comportamiento del campamento. Por lo sucedido estamos judicializando a 4 personas por los delitos de daño en bien público y lesiones. No vamos a permitir que en el campamento se violen estas normas”, indicó el secretario de Seguridad, Jairo García.

El funcionario señaló que a esta hora se están adelantando medidas de prevención en el campamento para verificar toda la situación del lugar, con el acompañamiento de la Personería Distrital y Migración Colombia.

“Las personas que están siendo judicializadas también se pondrán a disposición de Migración Colombia y cualquier persona que afecte la seguridad y convivencia del campamento será puesto a disposición de esta entidad”, afirmó Jairo García.

Así mismo, la Administración Distrital advirtió que los ciudadanos venezolanos que no cumplan con el Manual de Convivencia que firmaron cuando ingresaron al Campamento Humanitario de Paso en Engativá, serán expulsados de allí y remitidos a las autoridades migratorias.

Por su parte la secretaria Social, Cristina Vélez, señaló que la primera medida será la identificación biométrica a todas las personas que están en el campamento. La segunda medida es duplicar la presencia de vigilancia privada, además de continuar con la presencia del CAI Móvil a las afueras del lugar.

“Tercero: las donaciones no van a ser recibidas en el campamento, las personas que han querido ayudar las invitamos a que lleven sus ayudas a la Casa de la Juventud de Los Mártires (Calle 24 No 27ª-31) o a la Cruz Roja. Este tema de las ayudas ha sido el principal problema de convivencia, por eso les pedimos que no las lleven allí”, indicó la funcionaria.

La última medida anunciada por la secretaria Social es que se continuará dando prioridad a los niños, madres gestantes y adultos mayores. Además, recordó que este campamento no está abierto para el ingreso de más personas.

Published in Bogotá