JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 822

El acto terrorista se realizó esta mañana en medio de las protestas por el mal servicio en el vecino municipio de Soacha, cuando en medio de los enfrentamientos entre manifestantes y la fuerza pública un encapuchado lanzó uno de los proyectiles de gases al interior del articulado que se encontraba lleno de pasajeros.

 Las autoridades de policía indicaron que están tras las pistas que los lleve a dar con el paradero del manifestante que atentó contra los usuarios del sistema y que la movilidad en el sur de la Capital se comenzó a reestablecer sobre el medio día.

Por su parte la administración de Transmilenio desmintieron el otro caso del incendio de un articulado en el sector de las Américas, ya que lo están confundiendo con un caso que se registró el pasado mes de enero y en el cual no se presentaron hechos que lamentar.

Por su parte la administración y las autoridades están alertas por cualquier indicio de alteración del orden público que impida la libre movilidad de los buses de Transmilenio.

 

Published in Bogotá

Aisley Moscote

Niños con discapacidad, que reclamaban sus beneficios de alimentación y transporte, manifestaron en la plaza de Bolívar, y fueron atacados violentamente.

 

Se hizo justicia. Este 19 de abril, un grupo no números de jóvenes, niños, junto a sus familiares decidieron salir a protestar  por la “baja” en los beneficios que recibían del Estado. Estos eran miembros de la Red Distrital de Discapacidad, el Movimiento Nacional de Discapacidad y las Redes de Cuidadores y Cuidadoras. Sus voces debían ser escuchadas, y por ello, decidieron caminar hasta la plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá, y allí fueron desplazados de la manera más violenta; pues un grupo del Escuadrón Móvil Anti Disturbios (Esmad), los reprimió de su derecho, lanzando gases lacrimógenos, sin importar sus efectos, sin importar sus discapacidades, ni edades.

Este acto violento fue grabado por el concejal de Bogotá Hollman Morris, y de inmediato difundido en las redes sociales, donde se generaron comentarios a favor de los infantes y sus familias y en rechazo de los cuerpos de seguridad, que se consideran no eran necesarios para esta protestas que en ningún momento se descontroló.

Y es que los manifestantes pedían que no se les quitaran sus beneficios de alimentación y transporte, que habían sido bajados de manera incontrolada, a su juicio, e inesperada.

Según las versiones de las personas en situación de discapacidad, la administración del alcalde Enrique Peñalosa bajó de 40.000 pesos a 22.000 el subsidio de transporte y los bonos canjeables de alimentos pasaron de $250.000 a $125.000. Además, en los jardines infantiles del Distrito disminuyeron los cupos para niños en esta condición. Reseñó un medio nacional.

Acción policial

El rechazo de las autoridades también fue notorio, y reaccionaron contra del oficial que realizó el acto violento.

El general Hoover Penilla, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, confirmó que no fue un accidente: “Este comportamiento es individual, no acorde a los protocolos establecidos, ni fue ordenado dicho procedimiento”.

Por ello, por medio de un comunicado de prensa, las autoridades manifestaron las acciones a tomar con este oficial.

Manifestaron que la actuación de Teniente David Ruíz, el uniformado que activó el dispositivo de gas lacrimógeno, incurrió en un comportamiento individual, que no está acorde a los protocolos establecidos y en ningún momento fue ordenado por los superiores del oficial.

Aseguraron que la investigación disciplinaria que abrió la Policía Nacional, determinó suspender al uniformado de su cargo, lo que implica la inhabilidad de ejercer funciones públicas y sin derecho a la remuneración.

Y ante todo aclararon que el Teniente David Ruiz y los demás uniformados que en ese momento se encontraban acompañando las concentraciones en el centro de la ciudad, pertenece al grupo de la Fuerza Disponible de la Policía de Bogotá y no al Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad),

teniendo en cuenta que este último grupo no se encontraba en la plaza de Bolívar. Por ello, la Policía Metropolitana de Bogotá reiteró su rechazó por estas actuaciones que van en contra de la misionalidad institucional.

Published in Judicial