JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 818
Miércoles, 14 Marzo 2018 16:19

Stephen Hawking, el genio eterno muere a sus 76 años

El científico que revolucionó la teoría del Big Bang y documentó las de los agujeros negros, falleció este martes a sus 76 años. Esta fue su extraordinaria vida.

"Cada uno de nosotros existe durante un tiempo muy breve, y en dicho intervalo tan solo explora una parte diminuta del conjunto del universo". Con esas palabras el científico británico Stephen Hawking, que murió este miércoles a los 76 años, comienza una de sus obras maestras: El gran diseño

"Estamos profundamente entristecidos porque nuestro querido padre falleció hoy", declararon los hijos del profesor Hawking, Lucy, Robert y Tim, en un comunicado publicado por la agencia británica Press Association, hace unas horas. "Fue un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado perdurarán muchos años".

Durante siglos científicos y filósofos han intentado desentrañar los interrogantes del universo. Stephen Hawking fue un de ellos y de las mentes más brillantes que energía y tiempo dedicó al tema. Sus planteamientos lo conviertieron en uno de los científicos más importantes del siglo XXI. 

Hawking desafió las predicciones de los médicos, que apuntaban que solo viviría unos años después de que le diagnosticaran una forma atípica de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que ataca a las neuronas motoras encargadas de controlar los movimientos voluntarios y que lo dejó en silla de ruedas.

"Su valentía y persistencia con su brillantez y su humor inspiró a gente de todo el mundo", indicó la familia. "Le extrañaremos siempre".

Mentes brillantes 

El físico británico Stephen Hawking fue el científico más popular del mundo desde Albert Einstein, un genio que desveló secretos del universo y luchó contra una terrible enfermedad. Hawking disfrutaba de un estatus de estrella del rock, y su vida fue objeto de una película, The Theory of Everything, que le valió el Óscar al actor que lo encarnaba, Eddie Redmayne.

Nacido en la ciudad universitaria de Oxford, cerca de Londres, el 8 de enero de 1942, en el tricentenario de Galileo, Stephen William Hawking siempre creyó que la ciencia era su sino. Pero el destino fue cruel. A los 21 años le diagnosticaron una forma atípica de esclerosis lateral amiotrofíca (ELA), una enfermedad que ataca a las neuronas motoras encargadas de controlar los movimientos voluntarios.

Contra todo pronóstico, Hawking superó las predicciones que le daban entre dos y tres años de vida, aunque sufrió los devastadores efectos que progresivamente le dejaron paralizado y le permitieron comunicarse solo a través de un ordenador que interpretaba sus gestos faciales.