Viernes, 26 Enero 2018 18:49

Junta Administradora Local de Engativá, al tablero

Por: Hamilton Fuentes 

Más allá de las elecciones populares, con todas sus dificultades de público conocimiento, no existen mecanismos de medición que evalúe de manera cuantificable la gestión de los ediles en las localidades, sin embargo, mediante algunas variables hay alguna aproximación a lo que ha sido el desempeño de los servidores públicos en la localidad Engativá.

Por su parte, la JAL considera que quien evalúa la gestión es la comunidad, “resultados que se ven reflejados en las correspondientes elecciones”.

La Junta Administradora Local (JAL) de Engativá tomó posesión el dos de enero de 2016, con una renovación del 45 por ciento, con cinco ediles nuevos, según los voceros de la corporación las prioridades serían: seguridad, educación, cultura, salud, malla vial, movilidad, parques, adultos mayores, deporte y recreación, derechos de los animales, protección y cuidado del agua y la dignificación de la JAL.

En su momento el secretario de Gobierno, Miguel Uribe Turbay, durante su intervención se comprometió en trabajar de la mano con la JAL y la alcaldía local. “Vamos a hacer un esfuerzo para fortalecer todos los mecanismos de participación ciudadana, buscaremos que los ediles tengan la representatividad que se merecen”, contrario a ello es ‘vox populi’ que la administración Peñalosa ha centralizado la contratación y los alcaldes locales no tienen mayor poder de decisión.

Asistencia

A corte al 30 de noviembre de 2017, tiempo en el que se consultó la información, la JAL había realizado 284 sesiones, asimismo, según información de la corporación, los honorables ediles y edilesas asistieron a las 20 sesiones reglamentarias mensuales.

Sin embargo, en ejercicio de inspección ocular, lo que se evidencia es que la asistencia no garantiza una buena o mala gestión, debido a que algunas veces se contesta el llamado a lista, pero luego se ausentan, bien sea, a atender cuestiones personales, comunidad, ‘cabildeo’, lobby político, o a hacer lo que llaman ‘gestión’.

Asimismo, en respuesta a derecho de petición manifiestan que, “todas las sesiones realizadas por la corporación, son debates de control político”, frente a las problemáticas de la localidad.

Ponderación de la gestión de los ediles y edilesas por proyectos gestionados

Los ediles con mayor número de iniciativas son Fabián Andrés Puentes con cinco proyectos,  seguido por David Gerardo Cote Rodríguez con tres propuestas en calidad de autor y una como coautor; para un total de cuatro, el edil Iván Castiblanco participó de cuatro iniciativas; dos en calidad de autor y dos como coautor, el edil Cornelio Hernández participó de tres proyectos; dos como autor y uno como coautor.

En un segundo grupo el edil Deiby Mauricio Ochoa Pineda presentó dos iniciativas; una como autor y una como coautor, Belisario Neira Páez presentó una iniciativa como autor y una como coautor, las edilesas Lilia Avella Bojacá y Ana Elsa Torres Melo participaron de una iniciativa cada una, como autora y coautora respectivamente; el edil Adalberto Ramírez Camacho fue autor en un proyecto y el edil Pablo Emilio Molano Jiménez coautor de una iniciativa.

En un tercer grupo el edil Miguel Ángel Ferreira no presento ningún proyecto.

Durante la posesión el Edil Belisario Neira Páez se comprometió en realizar “un control exhaustivo de la inversión pública”, sin embargo, no se le escucha participar en la JAL. Neira Páez, hace parte del partido Liberal y es subordinado político del concejal Germán García, hijo del excabildante y hoy aspirante a la Cámara de Representantes del mismo nombre de quien tiene invadida su oficina pública con propaganda política.

Por su parte Deiby Mauricio Ochoa Pineda se comprometió en vigilar la ejecución de las obras de las avenidas Longitudinal y Mutis, que tienen embotellada a Engativá Centro, según dijo. Otro de sus compromisos es promover la creación de un centro cultural, las obras aun no arrancan.

Ochoa Pineda es parte de la colectividad del Centro Democrático y de la iglesia Cristiana Misión Carismatica Internacional, de la cual hace parte la alcaldesa local Ángela Ortíz, elegida en medio de presuntas irregularidades por la sucesión del poder local, por lo que algunos líderes han pedido la elección popular de alcaldes locales.

La Edilesa Lilia Avella quien desde las primeras de cambio se declaró en oposición, se comprometió en trabajar por las juntas administradoras locales y la reivindicación del control político del gasto, “y de esa manera impedir que actos de corrupción hagan carrera en la localidad”.  

Fabián Puentes el edil con el mayor número de proyectos radicados, del movimiento político y religioso Mira, se comprometió en trabajar por la protección, bienestar animal y la naturaleza de la localidad.

Pablo Emilio Molano se comprometió en, “trabajar por la seguridad y combatir el microtráfico…”, sin embargo, según fuentes consultadas, la inseguridad sigue siendo una de las problemáticas de la localidad.

Cornelio Hernández se comprometió en seguir trabajando por la localidad, nada en concreto.

Adalberto Ramírez Elegido por quinta vez. Se comprometió en liderar la construcción del centro de atención a la persona en condición de discapacidad, en el lote donde funcionaba el hospital la Granja, la obra aun no arranca.

Miguel Ángel Ferreira se comprometió en la gestión de la construcción del CAI Gran Granada, además de que la obra no ha iniciado, el sector es foco de inseguridad por la falta de iluminación, potreros y parques abandonados y apartamentos desocupados a merced de la delincuencia.

David Cote prometió trabajar por la libertad religiosa y la defensa de los derechos de los niños, logrando avances significativos dado que es de público conocimiento que el poder local está en manos de los cristianos protestantes.

Ana Elsa Torres, se comprometió en cumplir con las comunidades, los compromisos obtenidos dentro de las posibilidades que otorga la Ley 1421, nada en concreto.

El edil Iván Castiblanco, quien era el almacenista de la alcaldía de Engativá, se ha caracterizado por trabajar por el deporte, es subordinado político del concejal César García, primo del también concejal Germán García y sobrino de Germán García Zacipa, hoy aspirante a la Cámara de Representantes, como quien dice una parte del poder local está en manos de los García.