JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 816
Jueves, 23 Marzo 2017 17:21

Medio ambiente: el más afectado por ataques al oleoducto Caño Limón

Desde el año 2000, se han derramado más de 66 millones de galones. Desde el año 2000, se han derramado más de 66 millones de galones. / Fotografía: Cortesía.

Caño Limón Coveñas ha sido, tal vez, el oleoducto preferido por la guerrilla del Eln. Según cifras de Ecopetrol, desde su inauguración en 1986, el oleoducto ha estado fuera de operación 3.800 días, lo que equivale a más de 10 años, de los 31 que lleva de funcionamiento. Esto quiere decir que Caño Limón ha tenido que estar en reparación el 30% del total de tiempo de servicio, debido a las múltiples bombas y ataques perpetrados por el grupo armado

Las consecuencias que provoca esto, no son solo para la empresa colombiana. También se ven afectados factores como el medio ambiente y hasta las mismas comunidades aledañas a la edificación.


Ambientalmente

Desde el año 2000, los ataques contra el Oleoducto han provocado el derrame de un total de 1,5 millones de barriles de petróleo, equivalentes a 66 millones de galones. Esto genera un grave impacto ambiental. El sector más afectado son las fuentes hídricas, pero los daños también lo sufren en gran medida la fauna, flora y los terrenos aledaños que están dedicados a la agricultura.


Socialmente

Según estadísticas de la Dirección para la Acción Integral contra Minas Antipersona, desde el mismo periodo de tiempo unas 167 personas han muerto producto de las minas antipersona puestas alrededor de los tramos afectados por las voladuras. Esto lo hacen para dificultar las labores de reparación. Se han presentado un total de 5.590 eventos ocasionados por minas, que han dejado 584 heridos, dentro de ellos la población civil.

"En repetidas oportunidades la guerrilla rodea con minas antipersonal las zonas de los eventos para atentar contra los representantes de las fuerzas armadas que se dedican a asegurar las áreas e impedir la labor de los trabajadores que hacen las reparaciones. En varias ocasiones las cuadrillas han sido blanco de francotiradores apostados en las zonas afectadas", aseguró Ecopetrol mediante un comunicado. Añadió que "los atentados terroristas, ya sean abolladuras o roturas, ponen en grave peligro la vida de las comunidades y el medio ambiente. Estos eventos podrían ocasionar una tragedia como la de Machuca que dejó 84 personas calcinadas, 30 personas heridas con quemaduras graves y todo un pueblo destruido, por un atentado de la guerrilla contra el Oleoducto Central de Colombia el 18 de octubre de 1998 en Segovia (Antioquia)".

Por último, añadió que "Ecopetrol rechaza enfáticamente estas acciones terroristas que violan el Derecho Internacional Humanitario, ponen en riesgo la integridad de civiles y miembros de la Fuerza Pública, afectan la normal prestación de servicios públicos esenciales como agua potable y gas domiciliario, y dañan gravemente el medio ambiente".

Como si fuera poco, los ataques están dejando sin recursos a las regiones conjuntas a Caño Limón Coveñas, pues estas se benefician de las regalías para la inversión social.