Sábado, 30 Marzo 2019 21:51

Colombia, un país donde el suicidio sube cada año. En 2017 el aumento fue del 10% con relación al 2016 y va hacia arriba

En Colombia cada tres horas y media se registra un caso de intento de suicidio, fenómeno que afecta primordialmente  niños y jóvenes de diferentes estratos sociales. En Colombia cada tres horas y media se registra un caso de intento de suicidio, fenómeno que afecta primordialmente niños y jóvenes de diferentes estratos sociales.

Organizaciones No Gubernamentales le proponen al Gobierno adoptar una política denominada ‘antisuicida’ en la que participen todos los sectores de salud, tanto públicos como privados.

El Gobierno de Colombia fue exhortado a que adopte políticas de contingencia a fin de tratar de evitar que jóvenes y niños de diferentes estratos sociales transiten por el camino del suicidio.

Tras reportar un aumento en los casos de suicidio en todo el país la directora de la Fundación Sergio Urrego, Alba Reyes aseguró que el Ejecutivo colombiano debe adoptar en forma urgente un plan de contingencia cuyo objetivo fundamental sea salvar vidas jóvenes y niños.

Los casos más recientes se registraron en la ciudad colombiana de Pereira dos alumnos de un mismo colegio se suicidaron y un tercero intento quitarse la vida.

Por su lado, un portavoz de la alcaldía de Pereira, la quinta ciudad de Colombia, expresó la voz de alerta en que se encuentran las autoridades sanitarias luego de que un joven comentara una noticia sobre la muerte en redes sociales diciendo: ’sigo yo’.

Reyes es la mamá de Sergio Urrego Reyes, un joven que a los 17 años tomó la decisión de quitarse la vida tras lanzarse de cabeza desde un puente peatonal y lo hizo como forma de acabar con las burlas y bromas que despertaba entre sus compañeros de estudio su condición de homosexual.

INTENTOS SUICIDAS CONTROLADOS

De acuerdo con las cifras que maneja dicha fundación y que tienen su origen en datos del mismo Gobierno, en lo que va del 2019 se han atendido más de dos mil casos de personas, especialmente jóvenes de ambos sexos, que han expresado su deseo de quitarse la vida.

"Lamentablemente la crisis por la que atraviesa Colombia respecto al suicidio de niñas, niños y adolescentes desborda las capacidades de la fundación", dijo Urrego.

De acuerdo con su propuesta, el ’objetivo de dicho plan es para que entre los diferentes sectores de la sociedad articulemos acciones inmediatas y urgentes que nos permitan hacer contención de los casi 600 casos que aún tenemos en el momento", manifestó la Directora de la Fundación Sergio Urrego.

Puntualizó que entidades como el Ministerio de Salud, la Defensoría del Pueblo, Policía Nacional, Bomberos, la Secretaría de Integración Social de Bogotá, Colegio Colombiano de Psicología y la Asociación Colombiana de Psiquiatría; deben trabajar de manera conjunta con la sociedad civil y las universidades.

ANTISUICIDIOS

Propuso la conformación de una mesa técnica en la que ’nos sentemos con representantes de los diferentes sectores e instituciones y organizaciones, para cortar y poner en marcha el Plan de Contingencia Nacional Antisuicidio".

Recordó que en Colombia el suicidio es la cuarta causa de mortalidad y la segunda entre los jóvenes.

Cifras oficiales que se tienen hasta el año 2017 como las que maneja el estatal Instituto de Medicina Legal, en ese año se registró un incremento del 10 por ciento en el caso de jóvenes y niños que le pusieron fin a sus vidas a través del suicidio. 

SUBEN CADA AÑO

Por ello el director de Tribunales del Colegio Colombiano de Psicólogos, Paulo Daniel Acero, señaló que su preocupación cada día crece por el aumento de las cifras que ha revelado la entidad.

Indicó que en el 2016 se registraron 2.310 casos mientras que en el 2017 fueron notificados 2.571 muertes, que ocurrieron entre personas de 14 años a 24 años de edad.

’En el país las cifras de los casos de suicidio se han incrementado en un 10 por ciento, pero lo que más nos llama la atención y nos genera preocupación es el rango de edad en que vienen ocurriendo los hechos’, afirmó.

PREOCUPACIÓN DE TODOS

De acuerdo a su opinión, el problema de suicidios no es una situación que solo deba preocupar al Gobierno y sus entidades de salud, sino que es un problema que entre todos los integrantes de la sociedad colombiana deben encontrarle una salida inmediata y así evitar que más niños y jóvenes sigan optando por ese camino.

’Este es un problema que debe preocupar a no solo a los que están dentro del sistema de la salud pública, sino que todos tenemos que participar como la familia, los profesores con la red educativa y en general a toda la comunidad’ dijo el científico.

Reconoció que hay dificultades tanto dentro del sistema educativo del país, así como en el de la salud para prevenir ’adecuadamente los suicidios, referidos a personas que tienen diagnósticos de depresión o personas a las que se les dan dictámenes de enfermedades físicas o mentales, a las que se les atribuye el 30 por ciento de los suicidios’.

UN INTENTO CADA TRES HORAS

Según un informe de la publicación Vice señaló que durante el año pasado se registró un intento de suicidio de una persona cada tres horas y media y agregó que el suicidio sigue siendo un fenómeno en aumento progresivo, pero silencioso, que amenaza la salud pública del país.

Los motivos por los cuales las personas deciden suicidarse son muchos y de ahí el problema de tratar de saber cuando una persona piensa en que la única salida o el único camino para dejar atrás los problemas que enfrenta es el suicidio.

La ola de suicidios registrados en tan solo el 2018 dejó al descubierto diferentes circunstancias por las cuales las personas optan por esa lamentable vía.

De seguro que de la memoria de los colombianos es difícil borrar hechos como el caso de dos adolescentes, uno de 12 años y el otro de 16, y quienes tomaron el camino del suicidio todo por hacerle caso a un infame juego llamado ‘Momo’.

CASOS DEL 2018

También la gente recuerda a una mujer de 32 años que se lanzó desde la terraza de un centro comercial y a otra que hizo lo mismo pero desde un puente peatonal. 

Tampoco se olvida al joven de 21 años que se suicidó tras denunciar abuso sexual de parte del rector de un colegio privado o el suicidio del esposo de una tatuadora de Manizales, acción que adoptó luego de que se dieran a conocer denuncias de maltrato físico en su contra. Otro caso de recordación es el joven de 17 años que se lanzó desde el piso 48 de una de las torres construidas en Bogotá.

A estos casos se suman los de Alejandro Pizano, hijo de Jorge Enrique Pizano, testigo clave en el caso Odebrecht y quien también murió en circunstancias notan claras. Alejandro murió tras ingerir cianuro, situación que también aconteció con Rafael Merchán, ex funcionario de la Presidencia de Colombia y de quien su familia asegura que su suicidio fue una decisión tomada por él.

El caso es que el suicidio es un hecho que es considerado como un problema de salud pública y que se repite sobre todo en países de ingresos medios y bajos donde en ocasiones parece ser extremadamente difícil de prevenir.